44 mil personas mueren al año en Argentina a causa del tabaco, sin embargo su consumo está socialmente legitimado

10/05/2019 | CIUDADANÍA |

El pasado 4 de mayo se celebró una nueva Marcha Mundial de la Marihuana. Los principales reclamos apuntaron a las regulaciones sobre el autocultivo y el consumo recreativo. ¿Cuánto afecta a la salud su uso en comparación con el tabaco? DATOS OFICIALES.

El 4 de mayo se realizó la Marcha Mundial de la Marihuana en numerosos países.
El 4 de mayo se realizó la Marcha Mundial de la Marihuana en numerosos países.

Cada año, esta jornada se traduce en numerosas y variadas consignas que copan las calles de importantes ciudades a lo largo y ancho del planeta. A nivel nacional alrededor de 200 mil personas marcharon el sábado para pedir al Gobierno la plena aplicación de la Ley de Cannabis Medicinal, aprobada el año pasado. En Córdoba, agrupaciones políticas, público en general y movimientos sociales avanzaron hacia Patio Olmos bajo la consigna "basta de presxs por cultivar. ¡Regulación ya!".  

Contrastes entre el consumo de marihuana y tabaco


A pesar de que gran parte de la sociedad no ve con buenos ojos el uso recreativo de la marihuana, los datos son contundentes cuando se compara su impacto en la salud frente al daño que ocasiona el tabaco.

Según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) del 2018 el 22,2% de la población adulta argentina fuma, un número casi idéntico (21,7%está expuesta al humo de tabaco ajeno en sus puestos laborales y a otro 21,5% le sucede lo mismo en bares y restaurantes.

En ese contexto, la tasa de mortalidad nacional se traduce en 44.000 personas fallecidas al año por causas vinculadas al consumo de cigarrillo. Eso significa que en cien años habrá muerto el equivalente al 10% de la población actual del país sólo por afecciones derivadas del tabaco. En contraste, ningún estudio ni estadística vincula decesos al uso de marihuana de manera recreativa. A su vez, la ciencia ha comprobado la efectividad del aceite de cannabis para el tratamiento de enfermedades crónicas como esclerosis múltiple, epilepsia y fibromialgia. 

Tal como sucede con el alcohol, la legislación argentina no prohíbe ni penaliza la comercialización de tabaco debido a la presión ejercida por empresas que se dedican a su producción y venta. De hecho, desde hace años el gobierno subsidia la actividad en las provincias de Chaco, Misiones, Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca a través del Fondo Especial del Tabaco.  


Este año habrá nuevas advertencias en las etiquetas


En el 2011 se aprobó la Ley Nacional de Control de Tabaco que dispuso regular la publicidad, promoción y consumo de los productos elaborados con esa planta. A partir de la aplicación de advertencias en los envoltorios de cigarrillos se evidenció una notable reducción del consumo: según la ENFR del 2013 la población fumadora activa del país representaba el 25.1% de las personas adultas mientras que la del 2018 bajó a 22,2%. 

Si bien el consumó disminuyó un 3% en los últimos cinco años la realidad continúa siendo alarmante. Por ello, la Dirección Nacional de Prevención de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles perteneciente a la Secretaría de Salud de la Nación, confeccionó nuevas imágenes concientizadoras que estarán presentes en los productos de tabaco a partir del 1 de octubre. La intención es reemplazar las gráficas anteriores debido a que el acostumbramiento reduce el impacto en consumidores/as.

Las advertencias que podrán verse desde octubre apuntan al daño que ocasiona el tabaco en el ambiente y la economía familiar, así como también en las personas que están expuestas al humo en el hogar y espacios públicos. Desde el Programa Nacional de Control del Tabaco confían en que la representación de estas problemáticas actuales aumentará el efecto desmotivador del consumo en la población argentina. 


Etiquetas: Cannabis Medicinal Marcha Mundial de la Marihuana Tabaco consumo